Nos sucede una cosa muy curiosa y sorprendente: cada uno busca cómo satisfacer este anhelo de plenitud y felicidad en función de las heridas de no-amor que ha experimentado y, a menudo, lo que encuentra es más frustración.

El psiquiatra Peter Shellembaum, en su famoso libro “La herida de los no amados”, sintetiza con  una expresión las grandes o pequeñas heridas que todos experimentamos en menor o mayor grado. Define las heridas de no-amor como los impactos emocionales que nos generan angustia, sobre todo durante la infancia, cuando emocionalmente todavía somos vulnerables. Las vivencias de falta de amor generan inseguridades afectivas muy difíciles de soportar y gestionar. Como no nos lo enseñan, aprendemos a gestionar estas heridas reprimiendo, suprimiendo o evitando las emociones dolorosas y negativas. Pero, de esta manera, lo único que hacemos es almacenar tensión, energía negativa, cargando el inconsciente y convirtiéndolo en una olla a presión, que, de tanto en tanto, explota en diferente proporción, según el grado en que hemos reprimido, el tiempo que llevamos haciéndolo y la negatividad de las emociones.

Todo este material anímico se convierte en una energía de un potencial enorme, que tanto se puede convertir en constructivo como negativo, según el nivel de consciencia en el que evolucionamos. Hemos de tener en cuenta que el nivel de consciencia de las emociones negativas es destructivo, mientras que el nivel de consciencia de las emociones positivas favorece la vida y la felicidad. Siempre que reprimimos emociones negativas, nosotros somos la primera víctima. Toda energía negativa reprimida, si no la liberamos, con el tiempo, se puede manifestar mediante enfermedades.

Otra consecuencia del reprimir o no afrontar las emociones negativas es que toda esta energía depositada en el inconsciente nos va separando de nuestro Ser original, hasta que perdemos la consciencia de cuál es nuestra verdadera identidad. Esto nos pasa porque nacemos con la inocencia y la confianza de que nuestros padres nos aman y no nos engañan. De hecho, así es, pero no siempre, porque cuando es el ego de los padres lo que gestiona sus estados emocionales (cosa que suele pasar), es fácil que discutan y se enfaden, mientras que el niño no entiende qué es lo que está pasando. Vive una situación de inseguridad que se le graba en el inconsciente en forma de angustia. La experiencia enseña que, a pesar de haber aceptado el modelo que se nos impone, hay momentos en los que las relaciones no funcionan como suponíamos, los adultos se enfadan, nos tratan injustamente, nos hacen vivir situaciones desagradables, algunas negativas, frustrantes y angustiosas. Un adolescente de 19 años me decía: “Desde que tengo uso de razón, en casa, sólo he oído gritos y discusiones entre mis padres, separados, por eso me he ido de casa”.

Si el niño escucha frases como “No te puedes fiar de nadie”, “La gente es mala”, lo que se le queda grabado son creencias que condicionarán su vida. Son este tipo de experiencia las que van modelando el modelo educativo del niño, creando capas y capas de creencias que lo separan de su SER. Poco a poco, se amolda al modelo educativo, lo que le programa para responder de una determinada forma, si quiere sentirse emocionalmente seguro. A fuerza de practicar este ejercicio de modelación, llega a crearse una idea distorsionada de sí mismo. Antonio Blay lo define como el Yo-Idea, que nos hemos hecho de nosotros mismos, a fin de sobrevivir.

Al final, la persona que creemos que somos no es nuestra identidad original sino que –dirá Hawkins- acabaremos girando alrededor de un eje, que no es otra cosa sino un ego enamorado de sí mismo.

Un hecho muy evidente en la vida de las personas es que, como consecuencia de la desconexión de nuestro Ser, cada uno busca la plenitud en aquel ámbito en el que se ha sentido más herido. La experiencia profesional enseña que todos arrastramos heridas afectivas que afectan al núcleo de nuestra seguridad afectiva.

Toda esta dinámica la vivimos a través de la relación con los otros, donde buscamos la plenitud que hemos perdido, y aquí comienzan los problema, cada vez que, consciente o inconscientemente, pretendemos que el otro satisfaga el vacío afectivo que el modelo educativo produjo dentro de nosotros, desconectándonos del potencial de energía, de inteligencia, de amor-felicidad que somos.

Los problemas emocionales surgen a medida que pretendo vivir el Ser que soy a través de la idea que me he tenido que hacer para sobrevivir (el ego-idea). Este proceso, casi inconsciente, al final, es como si hubiéramos hecho un contrato con el ego-idea, que se puede formular así: “Yo soy así a fin de que tú, madre, padre, sociedad, me aceptes, me valores, me ames”.

Este contrato se convierte en un programa tan profundamente grabado que llega a ser la hoja de ruta para el resto de nuestra vida.

Lo que está en juego en el fondo de toda esta dinámica relacional es la “angustia existencial”, que es  de lo más difícil de soportar; y es que, a pesar de que el niño se esfuerza en ser como le dicen que tiene que ser, experimenta que, cuando lo exterior le falla, no puede recurrir a los recursos de su yo profundo, porque se ha desconectado. Se encuentra en una situación ambivalente y angustiosa: desconectado afectivamente del exterior y del mundo del Ser profundo, experimenta una triple angustia existencial, que A. Blay define así:

  • Angustia a nivel mental: es la angustia de identidad. Lo que yo creía que era bueno (el yo-idea) resulta ahora que tampoco le gusta a todos. Nos fabricamos el yo-ideal: “trataré de ser cada vez mejor para asegurarme de que me acepten y me amen”. Es el caso de las personas que se pasan la vida haciendo el papel de buenas personas. Otras, hacen durante toda su vida el papel de malos. Este mecanismo propicia la neurosis del “ser”.
  • Angustia a nivel afectivo: El niño se siente abandonado afectivamente, es la angustia del abandono y de la soledad afectiva. De aquí surge la necesidad absoluta de recibir amor, tener personas que me amen y me valoren. La cuestión es tener, tener, tener. Comienza por querer tener amor y se generaliza hacia el tener todo lo que “llene” momentáneamente el vació afectivo: tener prestigio, admiración, dinero, placer. Tener lo que sea. Nos encontramos con la neurosis del “tener””.
  • Angustia a nivel energético. Es la angustia de no saber cómo salir de esta situación. Es un estado de impotencia interior, total, sin fuerza para emprender ningún intento de salida. Frente a la impotencia de no conseguir cambiar la situación para que me dé afecto en lugar de rechazo, el ego se formula el propósito reactivo de hacer. Hacer para sentirme fuerte, ya que, a medida de que hago (lo que sea), este “hacer” me hace sentir fuerte. Nos encontramos con la neurosis del “hacer”

La realidad es que esta misma angustia la podemos convertir en una oportunidad para reconectarnos con nuestro Ser. Pero hay que tomar consciencia de la dinámica que predomina en mi vida cuotidiana, la del hacer, la del tener o la del ser. En definitiva, todos tenemos necesidad de recuperar la dinámica del Ser.


Pautas de reflexión y actuación

  1. El problema del yo-idea que me he formado de mi mismo es que siempre está compensando mediante el yo-ideal. Si quiero, puedo abandonar esta dinámica, y el primer paso es darme cuenta de la idea insatisfecha que tengo de mi mismo. Basta que observe cuál es el grado de auto-estima con el que voy por la vida.
  2. Date cuenta de que te aleja todavía más del fondo de tu Ser.
  3. Tanto lo uno como lo otro el ego los gestiona, mediante programas, creencias y emociones negativas.
  4. Una señal de que buscas fuera la seguridad afectiva de la que es depositario el Ser, son las dificultades de relación que experimentas y las emociones negativas que las acompañan.
  5. Todo sufrimiento relacional-emocional es una invitación a que observes tus emociones negativas. Si estás dispuesto a aprender cómo gestionarlas, las sanarás y dejarán el camino libre para que vivas las emociones positivas. Tu nivel de consciencia crecerá y experimentarás que la plenitud y la felicidad son posibles. Tu vida dará un salto de calidad. ¡Te lo aseguro!

Artículo publicado en la revista Ciutat Nova 163 de febrero/marzo de 2016

Otros artículos de la serie sobre Crecimiento Emocional, de Joan María Bovet publicados en Ciutat Nova

  1. Psicología de las emociones
  2. El anhelo de plenitud frustrado
  3. De las emociones negativas al amor incondicional
  4. El ego, gestor de las emociones negativas, nos mantiene en la falsedad
  5. Mapa de los niveles de conciencia
  6. Evolución espiritual
  7. Círculos de evolución de la conciencia
  8. Resistencias del ego
  9. Desmantelemos el ego

Acerca del autor

Psicòleg clínic en Centre Gestalt-Fis | Más artículos

Especialista en Psicología Clínica
Director del Centre de Psicologia Clínica i Fisioteràpia, Gestalt-Fis, Família i Salut
Trabaja en los niveles de conciencia y evolución espiritual del Dr. David Hawkins.
Imparte cursos de Formación sobre el Mapa de la Conciencia y acompaña procesos de evolución espiritual.

0

Finalizar Compra