Nos conocemos desde pequeños. Él estudió medicina y allí conoció a una chica con quien se casó al terminar la carrera. El viaje de bodas lo hicieron a Tierra Santa, Jordania e Irak. El verano pasado vinieron a pasar unos días de descanso y pudimos hablar de su experiencia en “Médicos sin Fronteras”, experiencia larga e impactante. Habían visitado Irak antes de la guerra del golfo y dan testimonio de haber visto un país moderno, con las mejores condiciones sanitarias y educativas de todo Oriente Medio. Educación gratuita hasta llegar a la universidad, alfabetización del 100%, un sistema sanitario tan avanzado, que todo el mundo árabe iba a operarse allí por el buen nivel clínico de Irak. ¿Cómo llegó este país a una situación de bienestar social tan buena?

Pues, básicamente, fue gracias a la nacionalización de su principal fuente de ingresos, el petróleo, que hasta aquel momento estaba en manos de los Estados Unidos e Inglaterra. Pero cuando se pisa el juanete de los poderosos perjudicando sus intereses, las represalias que toman son durísimas. Acusando a Irak de poseer armas de destrucción masiva, justificaron un ataque, en el que los Estados Unidos destruyeron todos los sistemas de comunicación, escuelas, hospitales y las 600 empresas más productivas del país. En tres días dejaron un país prácticamente inhabitable.

Me comentaban estos amigos que los ataques finales de los Estados Unidos fueron hechos con misiles de cabeza nuclear, añadiendo ala gran destrucción que provocan estas armas, la radioactividad esparcida por todo el territorio, que provocó una gran mortalidad infantil y malformaciones entre los niños y niñas que nacían. Ellos hicieron fotografías de aquellas criaturas y las llevaron a los periódicos. Ninguna fue publicada. Les pedían un certificado de autenticidad, cosa imposible de conseguir en aquellas condiciones.

Este caso, que he podido conocer de primera mano gracias a mis amigos, y otras situaciones diversas que se producen en diferentes lugares del planeta, ponen de relieve una creciente sumisión de la política a los intereses económicos, un proceso preocupante que parece bien consolidado en el mundo actual. No deja de ser curioso que cuando en el año 1.946 se funda el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que es el organismo encargado de mantener la paz entre las naciones, se constituyese con cinco naciones como miembros permanentes: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, que son, precisamente, los principales países en la producción de armamento a nivel mundial. No deja de ser un contrasentido que los guardianes de la paz sean los principales fabricantes de la industria de la guerra.

Antoni Pedragosa
Últimas entradas Antoni Pedragosa (ver todas)
0

Finalizar Compra