Iguales y diferentes. Pero iguales. Este es el sutil juego del que hablamos cuando afrontamos la igualdad de género. Éste es también el reto por excelencia de la humanidad. Convivir iguales y diferentes. Construir un mundo sin dominios, tutelas ni privilegios.

 

Todo pende de un hilo

Hay quien piensa que las mujeres son frágiles; yo creo que los hombres, también. Hablar de las mujeres es, en el fondo, hablar de la humanidad; sin ellas, la humanidad sería una ficción. Sin los hombres, también. Por eso, la Agenda 2030 habla de las mujeres –al igual que lo hace de los hombres– en la totalidad de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): cuando se refiere a la educación, la pobreza, desigualdades, participación…

Con todo, Naciones Unidas (NU) es consciente de la enorme deuda, de la profunda grieta y del agravio histórico que hay que reparar con relación a las mujeres; por eso, propone, en el ODS 5, la meta de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas. Un reto de una potencia descomunal y, asimismo, de una fragilidad extrema. Un reto que nace y muere en la intimidad del hogar, entre sábanas y fogones; un reto que ha de transitar del brazo de la red educativa, comunitaria, sanitaria, sociopolítica, económica… Un camino que siempre pende de un hilo cuando atraviesa las puertas del hogar.

Que la historia emprenda, de una vez por todas, el tránsito hacia la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres no es sólo la defensa de un derecho fundamental sino también un proceso, que establece las bases para que el mundo sea más pacífico, próspero y sostenible; no hacerlo, renunciar a ello, no sería únicamente continuar perpetrando una enorme injusticia a las mujeres sino perjudicar a la entera humanidad.


Estamos ante un reto que es, a la vez, potente y frágil


Llueve sobre mojado

Vivimos en un mundo en el que no llueve bien. Lo dice el poeta: “cuando tiene que llover, no llueve; cuando llueve, lo destroza todo”. Buena definición para la Covid19, que ha echado todo a rodar y, está claro, quien se halla peor posicionado siempre termina por recibir la peor parte. Los retrocesos en la consecución de este ODS5 han sido muy importantes, tal como lo constata NU en su informe sobre el impacto de la Covid19 en las mujeres1.

La sacudida ha sido global y ha afectado a toda la humanidad, pero como siempre, no en todos los patios llueve de la misma manera; el de las mujeres tiene unos déficits estructurales que lo hacen especialmente vulnerable en diversos ámbitos.

El agravamiento de la desigualdad y precariedad de muchas mujeres en todo el mundo se hace sentir con fuerza en el ámbito de la economía, la salud, la carga tan asimétrica en los trabajos del cuidado de las personas, dentro y fuera del hogar, y también en el aumento de la violencia de género, espoleada por la combinación del empeoramiento de la situación económica y de las medidas restrictivas de la movilidad para evitar la propagación de la pandemia.


No olvidemos que parte del camino se hace en casa


Frenar, rehacer el camino, avanzar

Cuando una circunstancia imprevista nos hace retroceder en nuestro camino, lo más sensato es detenerse, deshacer el camino y volver a avanzar en la buena dirección, todavía más rápido si es posible, para progresar decididamente hacia el objetivo. La sacudida que la Covid19 ha supuesto en el avance hacia la igualdad de género ha provocado que NU se haya apresurado a proponer una serie de medidas2.

Una de cada tres mujeres de todo el mundo ha experimentado violencia física y/o sexual. Si a eso añadimos los innumerables casos de prácticas nocivas para las mujeres, como los matrimonios precoces y/o forzados, la mutilación genital y otras, no es de extrañar que prevenir cualquier tipo de violencia contra las mujeres sea una prioridad en este camino. Y de forma urgente e inmediata también lo es el aumento de los apoyos y el acceso a servicios esenciales por parte de las mujeres, tanto a nivel individual como asociativo.

La desproporcionada carga que históricamente pesa sobre los hombros femeninos en el cuidado de las personas, tanto en el ámbito doméstico como en el laboral, se ha agravado más en los últimos meses y, por eso, la respuesta de NU ha sido la de trabajar para conseguir que las personas apoyen y practiquen el reparto equitativo del trabajo de los cuidados. En este ámbito, son importantes las campañas de sensibilización y las políticas y leyes de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres, sabiendo, sin embargo, que buena parte de este camino sólo se recorre dentro de las cuatro paredes de casa.

Según las NU, en todo el mundo, por cada 100 € que, como media, perciben los hombres como salario, las mujeres reciben solamente 77 por hacer el mismo trabajo. Además de ser una flagrante injusticia, este hecho pone a las mujeres en una situación estructural de desventaja económica que es también motivo de respuesta por parte de NU; se proponen, pues, mecanismos de protección social y paquetes de estímulo económico que tengan en cuenta especialmente esta situación precaria de mujeres y niñas.

El avance coordinado y conjunto en estas medidas y las del resto de la Agenda 2030, unido a una mayor participación y liderazgo de las mujeres y al mantenimiento de un cierto grado de movilización en favor de la igualdad de género y de la erradicación de cualquier tipo de discriminación, ha de permitir consolidar importantes avances en este campo, en beneficio de toda la humanidad.

¿Qué puedo hacer por/contigo?

Para la Agenda 2030 es muy evidente que esta situación de las mujeres no es un problema de ellas: Es un problema de toda la humanidad, especialmente de los hombres. En este sentido, en la línea general de la acción colaborativa, interdependiente y transversal que impregna a los ODS, surgen iniciativas que transitan desde la pregunta: ¿Qué puedo hacer para ti? hacia otra más adecuada: ¿Qué puedo hacer contigo?

Resulta interesante el movimiento HeForShe3, que ya acumula más de 2,2 millones de adhesiones y que invita a hombres y a personas de cualquier género a demostrar su solidaridad con las mujeres para crear un movimiento valiente, visible y unido en defensa de la igualdad de género. También conviene poner de relieve la iniciativa de Spotlight4 (foco), que es una campaña conjunta entre la UE y NU, orientada a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, poniendo el foco en el hecho que, sin invertir decididamente en la mejora de las condiciones de todas las mujeres, es imposible avanzar en la consecución de la Agenda 2030.

heforsheDe la lavadora al mundo

Las transformaciones que proponen los 17 ODS configuran una red que huye de cualquier propuesta que pase por consolidar privilegios y dominaciones. Afrontar decididamente la situación de las mujeres es, en el fondo, hacer que se tambaleen muchos poderes acaparados por demasiados hombres, laminar esos feudos de dominio, control y tutela que muchos hombres se otorgan como por herencia. El camino no es, pues, invertir los dominios sino eliminarlos.

Estamos ante un proceso de transformación potente y frágil al mismo tiempo. Tal vez, de una revolución que arranca al pie de la lavadora, avanza con el cuidado de hijos y  abuelos y con la solidaridad intergeneracional, y busca amparo en el tejido asociativo, en la administración pública, en los ámbitos políticos, económicos y sociales; una larga hilera que, desde los cuatro gatos de una barriada llega hasta pueblos, ciudades, países… Toda una serie de cambios substanciales que implican también a  NU y a aquellos organismos internacionales que van abriéndose camino hacia una gobernanza global, para la buena convivencia de los seres humanos. No importa su género.


Notas:

  1. Informe: Policy Brief: The Impact of COVID–19 on Women. United Nations. 9–april–2020
  2. La respuesta de ONU Mujeres en la crisis de la Covid19 (unwomen.org)
  3. Movimiento HeForShe (heforshe.org/es)
  4. Iniciativa Spotlight (un.org/es/spotlight-initiative)

Artículo publicado en el número 186 «Voces (aún) invisibles» de Ciutat Nova

Sobre l´autor

Més articles

Colaborador habitual de Ciutat Nova y también... profesor de economía (jubilado), gerundense de adopción de espíritu universal, defensor de causas más o menos perdidas. Pensador por afición. Lector recalcitrante. Escritor vital. Comunicador.

0

Finalizar Compra