Crecen en silencio los cipreses,

y los segundos hasta responder

las preguntas de ahora, que ya

no me son evidentes.

 

La abundancia de los granos de arena

que antes eran playa

se ha convertido en desierto y dunas

sin mar ni horizonte.

 

Ya no hago fotografías

ni escribo poesías, y me

pregunto cómo volver,

si no veo nada enfrente.

 

Y me lo pregunto en silencio

sabiendo que me falta

tanto la fuerza para seguir

como para tomar medidas.

 

Que estoy encallado en medio

de mí y las dunas, de un

proyecto en ruinas que

no soy yo, pero que es

algo más que nada.

 

Ojalá no me diera tanto miedo

equivocarme del todo.

Este poema ha sido publicado en el blog del autor: algunsaprenentatges

Acerca del autor

Web | Más artículos

Escribo para recordar, para agradecer y no perder de vista lo que de verdad importa. Si lo tengo presente, el resto va cuesta abajo. Lo que mejor he hecho en 22 años de vida ha sido rodearme de las personas con las que he decidido compartirla.

0

Finalizar Compra