Los amigos de Ciutat Nova de la revista 181

Aún no tenían 10 años cuando los conocí, y entonces me costaba

distinguirlos, de tan parecidos como eran estos gemelos… Ahora ya no pasa eso. Apasionados por el deporte, por los amigos, con proyectos –abiertos– de futuro, preocupados por los demás y por el mundo… Siempre de trato agradable, es un placer conversar con Guillem y Lluc y compartirlo con los lectores de Ciutat Nova.

¿Qué es lo que más os gusta de vuestra tierra o ciudad natal?

Lluc: Cataluña tiene cosas muy buenas: la gastronomía, la pasión por los deportes, la cultura, la lengua, el paisaje… Pero si me tuviera que quedar con algo, sería la mentalidad abierta de la gente. ¡Estoy más que encantado de vivir aquí!.

Guillem: Sí, ¡hogar, dulce hogar! Y de Sant Feliu de Guíxols me gusta mucho el paisaje: ¡puedo ver el mar y la montaña! Pero lo que más me gusta es que tengo muchos amigos y, como el pueblo no es muy grande, durante la mayor parte del año se está muy tranquilo.

¿Qué estudiáis ahora? ¿A qué os gustaría dedicaros?

G: Actualmente estoy cursando primero de bachillerato tecnológico. La verdad es que todavía no tengo muy claro a qué me quiero dedicar; es una decisión muy importante y me quedan dos años para pensarlo.

L: Yo escogí bachillerato social porque es el más adecuado para los estudios universitarios que tengo intención de hacer de aquí a dos años: doble grado en Ciencias políticas y Derecho. Tengo inquietud por el mundo de la política y me gustaría dedicarme a ello.

Un libro o una película que os haya gustado mucho.

G: El mundo gira enamorado. Es un libro que habla de las experiencias de Viktor Frankl, importante psiquiatra austríaco, creador de la logoterapia. Era judío, fue capturado por los nazis y lo llevaron a Auswitch. El libro narra como el doctor Frankl no se dejaba vencer por la situación y animaba a sus compañeros para que no perdieran la fe y la esperanza.

L: El Hobbit es, sin duda, uno de los mejores libros que he leído: los personajes, la trama y las descripciones de los entornos son simplemente espectaculares. Hay que tener una gran imaginación para escribir una novela tan compleja y exitosa como la que escribió Tolkien.

Pasar por el mundo y dejar una huella… ¿Cuál quisierais que fuese la vuestra?

L: Me gustaría que se me recordara como una persona sencilla, amable y que no dudaba en ayudar a quien lo necesitara, con unos valores e ideales muy concretos.

G: gustaría que la gente que he querido y con quien he tratado me recordaran como alguien que se preocupaba por los demás, que los ayudó cuando lo necesitaban, que les arrancó alguna sonrisa o alguna risa, en quien podían confiar y compartir los problemas.

Los dos: Conclusión, ¡como una buena persona!

¿Qué os llevaríais a una isla desierta?

L: Me llevaría provisiones, utensilios para poder sobrevivir y algo para hacer ejercicio o entretenerme. Soy una persona muy activa y sociable y me costaría bastante pasar muchos días aislado.

G: Yo también… por eso, me llevaría por ejemplo una pelota, libros y… algún amigo. Suponiendo que fuera una estancia temporal, lo pasaría mejor acompañado.

Una persona, o dos, que os hayan marcado positivamente.

G: Mi abuelo Paco. Él siempre me ha transmitido que la familia es lo más importante. Nada es más acogedor que el amor de una buena familia y yo doy gracias, porque siempre me he sentido apoyado por la mía.

Mis padres. Ellos son los responsables de mi educación y considero que lo han hecho muy bien: me animan a hacer las cosas bien, a preocuparme por los demás, a no ser egoísta, a luchar por mis objetivos…

L: Siempre tendré de referentes mis abuelos. Del abuelo José, me llevo la capacidad de afrontar los problemas y las adversidades con una sonrisa y ser empático y preocuparme por los demás. Durante tres años estuvo luchando contra el cáncer de pulmón hasta que nos dejó recientemente y siempre que lo visitábamos nos ofrecía una sonrisa y nos transmitía que todo iba mejor de como en realidad iba.

Y el abuelo Paco también me ha enseñado muchas cosas, una de ellas la pasión que compartimos por el fútbol y otra, como decía Guillem, el valor incalculable de la familia, cosa que he aprendido también gracias a la maravillosa familia que tengo.

¿Qué le pedís a la vida?

L: No tengo la intención de pedir una vida llena de lujos. Simplemente me gustaría tener la oportunidad de formar una familia y vivir tranquilamente, rodeado de aquellos a quienes más amo. Es todo lo que necesito.

G: Prefiero concentrar mis esfuerzos en conseguir lo que quiero y no tanto en desearlo y pedirlo. Sin embargo, puedo decir que me gustaría que toda la gente a la que quiero sufriera el mínimo y consiguiera disfrutar de la vida al máximo. Y yo, formar una familia y trabajar en algún proyecto que me llenara y diera sentido a mi vida.

¿Por qué sois amigos de Ciutat Nova??

Ambos: Una amiga de nuestra madre nos la recomendó y la verdad es que nos gustó el contenido. Nos suscribimos y desde entonces la leemos en casa. Los dos estamos muy agradecidos porque cuando éramos más pequeños ha publicado escritos nuestros y ahora nos ha propuesto esta entrevista.

Con el micro en la mano en una asamblea de adultos, como portavoces de vuestros coetáneos, ¿qué mensaje os gustaría transmitirnos?

L: No es muy fácil representar a toda una generación, pero quiero pensar que hablo por la mayoría cuando digo que queremos impulsar cambios que nos ayuden a acercarnos cada vez más a la igualdad económica y social, comprometernos con el medio ambiente, procurar una mayor calidad de vida para todos.

G: Os diría que no os preocuparais, que dejáis el mundo en buenas manos. Como dice Lluc, somos una generación que se comprometerá con la emergencia climática y con otros problemas de talla mundial, o al menos así lo espero.


Esta entrevista se ha publicado en la revista Ciutat Nova 181 (primavera 2020)

Amparo Gómez
Últimas entradas Amparo Gómez (ver todas)
0

Finalizar Compra