La importancia de dormir y de hacerlo bien

Aprovechando la situación extraordinaria del confinamiento al que nos hemos visto sometidos desde mediados de marzo, las redes sociales y los medios de comunicación se han llenado de noticias y titulares acerca de cómo una tal situación puede afectar el estado de ánimo de las personas y, por lo tanto, su nivel de angustia. Esto, además,  está muy relacionado con cómo dormimos, uno de los grandes temas que han ocupado las portadas durante el confinamiento.

Dejando de lado las fake news que rodean cualquier tema que se haga mínimamente viral en las redes, muchos expertos, como es el caso de Cinta Lacasa, han querido o han sabido –mejor dicho- aprovechar la oportunidad para llevar a cabo estudios y encuestas sobre la sociedad –en este caso la catalana- y su modo de dormir.

Lacasa fue directiva de Laboratoris Esteve durante 28 años y, desde el año pasado, ha estado colaborando con AdSalutem, una empresa dedicada a la medicina del sueño. Esta experiencia la ha formado sobre el sueño y, fuera del ámbito puramente profesional y académico, la ha apasionado, impulsándola a crear la encuesta “Impacto del Confinamiento por Covid en el sueño, en Cataluña”, en la que han participado 1.433 personas.

Entrevistamos a Cinta Lacasa

¿Por qué decidiste hacer esta encuesta?

En el confinamiento, se dio un momento en el que comenzaron a surgir iniciativas: unos hacían mascarillas; otros, gel… Yo también quería participar ayudando a la comunidad desde mi ámbito, y se me ocurrió el tema de la encuesta

Los resultados de la encuesta muestran…

Lo que aparece en esta encuesta, y esto me ha sorprendido bastante, es que, en Cataluña, ya antes del confinamiento, dormíamos muy mal. Los resultados muestran que hay un 50% de la población catalana que, en condiciones normales, duerme menos de lo que tendría que dormir, y esto es muy grave.

Debe tenerse en cuenta que, a escala internacional, hay muchos países, como Estados Unidos, en los que si el 30% de la población duerme mal, esto se considera como un problema de salud pública y se toman medidas al respecto.

¿Por qué es tan importante aprender a dormir?

Si dormir no sirviera para nada, eso sería el error de la evolución más grave de todos los tiempos, porque nos pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo, y esto nos hace pensar que dormir es mucho más importante que lo que creemos.

Hace ahora unos 10-15 años, se despertó el interés científico por profundizar en este tema y, en los años sucesivos, la evidencia científica ha crecido exponencialmente en el demostrar que es absolutamente crítico dormir, tanto por lo que concierne a la salud como al bienestar emocional. Es decir, no dormir lo suficiente puede comportar un alto riesgo de padecer enfermedades mentales graves, como la depresión o el alzheimer, y también otros tipos de enfermedades, como el cáncer o la diabetes. No dormir afecta también al rendimiento, según mediciones de la productividad, tanto en las empresas como en el ámbito escolar, a nivel intelectual y también físico.

 ¿Crees que la sociedad está concienciada sobre la importancia del dormir?

No, en absoluto, De hecho, uno de los objetivos de este trabajo era que sirviera de excusa para concienciar a la población. Lo que yo no me esperaba es que los resultados de la encuesta fuesen tan determinantes como alarmantes.

Uno de los motivos por los que estamos peor que otras sociedades podría ser nuestra cultura de ir a dormir tarde, porque nos gusta disfrutar del tiempo, del día y de las relaciones sociales, pero también nos levantamos temprano, ya que tenemos una cultura de trabajo. Y, seguramente, este desconocimiento sobre el impacto que produce en nosotros el no dormir, nos hace ser laxos en algo en lo que, en realidad, nos estamos jugando mucho.

.¿Qué medidas podrían aplicarse para mejorar esto?

De hecho, yo estoy intentando hacer llegar esta encuesta a la Generalitat porque creo que así como se hace la campaña del ahorro del agua, por ejemplo, hay que hacer una campaña para trasladar a la población la importancia del dormir.

Tener unos buenos hábitos de sueño, mantener unos horarios regulares, o controlar qué es lo que comemos antes de ir a dormir son algunos de los aspectos clave, y muy sencillos, para mejorar la salud de nuestro sueño, pero esta formación ha de estar al alcance de la población. El adquirir conciencia de ello soluciona ya un 70-80% de los problemas del sueño y, por lo tanto, si se siguieran estas pautas, quedaría solamente el porcentaje de población que tiene algún problema médico y que, por lo tanto, tiene que hacerse una revisión. Es decir, si como sociedad durmiéramos bien, el gran cambio a nivel social habría sido provocado por los pequeños cambios personales. Así, pues, ¿nos ponemos manos a la obra?


Aquí puedes ver el informe sobre los resultados de la encuesta (en catalán).

 

Mireia Baró
Últimas entradas Mireia Baró (ver todas)
0

Finalizar Compra