¡Escucha! ¡Escucha! Yo he pedido ya. ¿Traes novedades? Un café con leche para él, por favor. ¡Explícate! Mira que cada vez estoy más intrigado con todo esto. No paro de darle vueltas al tema. ¿Qué tipo de innovación debe ser este embarazo de Ciutat Nova? Lo sabes mejor que yo, que hoy en día con estas nuevas técnicas de ecografías tridimensionales, se puede saber casi todo antes del nacimiento. ¡Dime! ¿Será niño o niña?

Pues mira, quizás ni una cosa ni otra. ¡Hombre! ¿No será – como decía Capri – un aparato de radio esta criatura? ¡No hombre no! No seas tonto… Lo que quiero decir, pero te lo digo sólo a ti – ya me entiendes – es que he oído voces de que podrían ser gemelos. ¡Ostras! Ahora sí que me has muerto. Yo no he dicho nada, son sólo rumores. No me hagas caso, ya sabes que la gente a veces habla sin saber de qué. Sí, sí, pero también es muy cierto que, cuando hay ruido, significa que algo se cuece. ¿O no? Bueno, sí… yo también lo creo. Y, si realmente fuesen gemelos, podrían ser niño y niña. Así es, o niña y niño, como te vaya mejor. ¡Uf! A mi todo me va bien, me da igual del derecho o del revés, pero todo esto me tiene como en una especie de suspense. Mira, no puedo evitarlo. Me gustaría que ya llegase el momento y saliésemos de dudas.

No sea impaciente, que pareces un padre primerizo. Las cosas necesitan su tiempo. Las gestaciones siempre son lentas porqué, a menudo, no somos del todo conscientes de la cantidad de elementos que entran en juego. Una gestación es una obra de arte, en la que cada cosa se debe ir desarrollando y madurando a su debido tiempo y en armonía con todo el resto. Es importante mantener la tranquilidad y la serenidad, en caso contrario, el resultado podría no ser el que todos deseamos. Sí, ya lo entiendo, pero esto de esperar se ve que no es lo mío. De todas formas, tanto si son gemelos como si no, tú que piensas, ¿será niño o niña? Quiero decir, ¿Qué tipo de revista saldrá de todo esto?

Por ahora, todo son especulaciones. Pero mira, pienso que las cosas no son nunca del todo blancas o negras. Quiero decir que, será niño o niña, pero todos tenemos un poco de todo. Por esto, me gustaría que esta nueva Ciutat Nova, fuese un poco así. Chico, si no te explicas mejor… Pues mira, pienso que estamos muy acostumbrados a trazar líneas imaginarias para, a continuación, poder clasificar los unos a un lado y los otros al otro. De esta manera situamos las cosas como si cada uno estuviera en un bando o en el otro. Esto no me gusta, porque creo que la realidad no es, o caja o faja. Es mucho más plural. Por esto, me gustaría que Ciutat Nova, fuese difícil de etiquetar en una categoría determinada. ¿Será una revista de entrevistas? ¿Será una revista cultural? ¿Será una revista de espiritualidad? ¿Será una revista visual? ¿Será una revista de pensamiento? ¿Será una revista de historias personales? La verdad es que querría que fuera todo a la vez. Una revista que pone en relación mundos diversos. Una revista que ofrece su cultura, su manera de ver las cosas, basada en una profunda experiencia espiritual. Pero que lo hace desde el diálogo, entendido no como una intención, sino como una vivencia. Me gustaría que no fuese una revista hecha ‘para’ sino ‘con’. Una criatura capaz de crear relaciones donde no las hay, de fortalecer las que ya existen y de explorar más allá de sus propios límites.

¡Caray! Ahora que ya te has explicado del todo, déjame que te diga una cosa. Será que todo esto que dices, ¿no es precisamente, el meollo de la cuestión de la innovación que aportará este embarazo? Quizás tengas razón, pero dejémoslo correr que se hace tarde. Oye, pero, ¿nos volveremos a ver antes del nacimiento, verdad? Sí, hombre sí, no te preocupes. ¡Hasta pronto!


Ver todos los artículos de la serie La Ciutat es (re)Nova

Acerca del autor

Más artículos

Colaborador habitual de Ciutat Nova y también... profesor de economía (jubilado), gerundense de adopción de espíritu universal, defensor de causas más o menos perdidas. Pensador por afición. Lector recalcitrante. Escritor vital. Comunicador.

0

Finalizar Compra