La Vida es un proyecto de Amor donde todos estamos conectados.

Venimos a este mundo con instintos básicos que nos ayudan a sobrevivir, como el llanto que utilizamos de recién nacidos para llamar la atención y así poder satisfacer nuestras necesidades.

Mientras crecemos, desarrollamos habilidades personales y sociales que nos  permiten relacionarnos y comunicarnos en base a nuestras creencias y valores. En general buscamos amar y sentirnos amados, valorados, comprendidos y cuando lo conseguimos nos sentimos bien con nosotros mismos, con nuestras experiencias y con las personas con quienes conectamos.

FORMA UN CÍRCULO con personas conocidas o desconocidas. Cogeros de las manos de manera que la mano derecha quede arriba y la izquierda por debajo. Respira y siente como el aire entra por tus fosas nasales, como entra en tu cuerpo y lo expande, como endereza la columna y abre el corazón, como se relaja la presión de tus ojos que pueden abrirse más o bien pueden cerrarse, como se afloja la comisura de tus labios y puede hacer aparecer una discreta sonrisa, como se tranquiliza toda actividad física y mental, y como poco a poco te llenas de una emoción serena de bienestar. Respira y siente la energía del grupo… Eres un ser amoroso, deseoso de dar y recibir amor ahí donde estés, con quien sea que te encuentres en este proceso de vida. Cualquier momento es bueno para conectar con este deseo que hay en tu interior y compartirlo. Hay millones de personas con tu misma intención deseando conocerte y la vida se encargará de juntaros para compartir experiencias, para crear ilusiones, para hacerlas realidad y así vivir una vida más plena y feliz. Respira…


Eres un ser amoroso, deseoso de dar y recibir amor allá donde estés


Respira y envía amor por tu mano derecha para compartirlo con la persona que está unida a ti recibiendo la energía que llega de ti. Siente como el amor que envías va pasando de persona a persona en tu círculo mientras respiráis cogidos. Deja que ese amor se expanda más y más, sin límites, que llene todo el espacio que os rodea, la habitación, el edificio, la ciudad, el país, todos los rincones de nuestro precioso planeta Tierra, del Universo entero. Envíalo a todas las personas presentes y ausentes, a todas con las que te conectas, a las personas que te hacen sentir bien y con las que tienes algún asunto por resolver. Respira…

Envía amor y observa que, aquí y ahora, al mismo tiempo que tú lo envías, por tu lado izquierdo también lo estás recibiendo de todas las personas con las que estás conectado. El amor es un buen compañero, une, sana, hace la vida más fácil y agradable. Respira y siente amor en todas tus relaciones personales.

Artículo publicado en la revista 176 –  Enredados.

Montse Bravo
Últimas entradas de Montse Bravo (ver todo)
0

Finalizar Compra